Spanish Chinese (Simplified) English

Quienes somos

Marabunta es un portal de noticias ambientales pionero en la Argentina. El sitio difunde información sobre ecología, sustentabilidad, negocios, arte y diseño.

Leer más...

Contacto

Si querés ponerte en contacto con nosotros...

Suscribirse

Email:

Qué se dijo en la audiencia por las represas en Santa Cruz

Categoría: Noticias del Día Publicado: Sábado, 22 Julio 2017

La construcción de las represas hidroeléctricas Presidente Néstor Kirchner y Gobernador Jorge Cepernic recibió hoy un fuerte respaldo tanto del gobierno nacional y las autoridades de la provincia de Santa Cruz como de los representantes académicos de las áreas de la ingeniería y las energías y de los sindicatos de la construcción, en la primera jornada de Audiencia Pública que se desarrolla en el Congreso.

En cambio, la obra proyectada sobre el río Santa Cruz y que demandará una inversión de 4.700 millones de dólares, fue cuestionada por las organizaciones no gubernamentales vinculadas con la conservación de la vida silvestre, el presidente de la Comisión de Ambiente del Senado, Fernando ‘Pino’ Solanas, habitantes de la zona y representantes de los aborígenes patagónicos.

La primera jornada de la audiencia, ordenada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación como requisito a cumplir antes de considerar dar vía libre a la continuidad de la construcción de las represas, duró doce horas, y mañana se desarrollará la segunda y última etapa con la opinión de senadores y diputados de las provincias patagónicas y la conclusión de los funcionarios nacionales sobre el área.

La jornada de hoy, que se desarrolló en el Salón Azul del Congreso, fue abierta por el ministro de Energía y Minería de la Nación, Juan José Aranguren, quien recordó que el gobierno pretende “encuadrar esta obra hidráulica dentro de la ley con la audiencia pública y el estudio de impacto ambiental”.

“Celebramos poder tener en el Congreso la presentación de un estudio de impacto ambiental de estas características”, indicó el ministro al resaltar que la Argentina “en el 2025 va a tener un veinte por ciento de la energía eléctrica de fuente renovable”.

Las represas que serán construidas pertenecen al proyecto hidroeléctrico de aprovechamiento del río Santa Cruz, licitado en 2013 y que sufrió varios cambios para hacerlo sustentable ambientalmente.

Entre otros aspectos, se bajó la cota, se achicó el embalse y se redujo la cantidad de las turbinas de ambas obras.

El ministro de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman, ponderó la audiencia porque que “todas estas medidas se presentan en un plan de gestión ambiental” y “no la presentación de una carpeta para cumplir con la ley”.

“Se van a crear áreas protegidas y corredores de conservación”, aseguró Bergman e insistió en que “es la primera vez que se realiza una audiencia de esta magnitud con la intervención de un ministerio de Ambiente”.

Llega un documental que busca develar los daños irreversibles de las represas de Santa Cruz

También apoyaron las obras los presidentes de las comisiones de Energía y Combustibles de Diputados, Julio De Vido; de Minería del Senado, Guillermo Pereyra, y de Recursos Naturales de la Cámara baja, Mario Barletta.

Luego de dejar “muy en claro el apoyo incondicional a la defensa de las especies autóctonas”, De Vido sostuvo que “los grandes proyectos hidroeléctricos cumplieron un doble rol: generación de energía e infraestructura promotora de empleo”.

“Levantamos la idea de poner en valor el río Santa Cruz para todos los argentinos en materia energética”, aseguró el ex ministro de la gestión kirchnerista.

El vicegobernador de Santa Cruz, el peronista Pablo González, también respaldó la construcción de las represas y aseguró que el interés del gobierno de Santa Cruz es “lograr un desarrollo sustentable y la creación de la riqueza con respeto irrestricto del medio ambiente”.

En tanto, el neuquino Pereyra afirmó que “se cumplió con todos los requisitos de información dentro del Congreso para que esta audiencia se realice”, mientras que el radical Barletta aseveró que “la tarea del Congreso será la de elevar el informe de la audiencia del Poder Ejecutivo con absoluto criterio de relatoría”.

También apoyaron el proyecto el Consejo Hídrico Federal; la Sociedad Científica Argentina; la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica; la Unión Obrera de la Construcción; la Academia Nacional de Ingeniería, y la Academia de Ciencias, entre otros.

En cambio, el porteño Fernando ‘Pino’ Solanas cuestionó la obra, en sintonía con las organizaciones ecologistas, porque “si hay un proyecto cuestionable por razones ambientales, económicas e institucionales es este”, expresó.

"Este proyecto es antinacional. La empresa china provee turbinas que antes hacíamos nosotros”, dijo al recordar la provisión local del equipamiento del complejo Yacyretá.

También el representante de la comunidad mapuche tehuelche Sergio Nahuelquir se mostró en “total desacuerdo con la construcción de estas represas”.

“No coinciden con la manera de vida que tenemos los pueblos originarios. No es bueno ni saludable. Quizá en lo económico funcione, pero para nosotros, condicionar la biodiversidad, no nos parece considerable”, añadió.

El director Ejecutivo de Aves Argentinas, Hernán Casañas, consideró que “no es comprensible cuando se destruye algo que es irreparable”, y añadió que “lo que se presentó es un informe sobre el estado de situación del macá tobiano (una especie de ave que está en peligro de conservación), no un estudio de impacto”.

En Santa Cruz realizarán la audiencia de impacto ambiental de las represas hidroeléctricas pese a fallo judicial

Manuel Jaramillo, director de la Fundación Vida Silvestre, reconoció que “el proyecto ha mejorado, pero no alcanza”, mientras que el director de la Fundación Banco de Bosques advirtió que “las represas están repudiadas en el mundo como atrocidades sociales”.

Por su parte, habitantes de El Calafate cuestionaron la construcción y la vecina María Biccio la calificó como un “megaemprendimiento que viene a destruir cultura, patrimonio y naturaleza”.

La ciudadana Mariana Martínez opinó que “la obra es obsoleta y generará un daño al pueblo, la región y el turismo”, mientras que Gabriela Henríquez habló del “desastre ambiental que se desencadenará y que será irreversible”.

Visto: 142

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Suscribirse footer

Email: